LA LEYENDA DE:


“Tequila Kid”

Cuenta la leyenda que hace ya muchas lunas, apareció en el pueblo un hombre extraño, de barba poblada, cabellera relamida hacia atrás y bastante grasosa (algunos la describen como una especie de “greña pegada”), unas botas rojas al estilo de luchador, una intensa y viril mirada que reflejaba la amargura y odio de su corazón a través de sus grandes ojos, ojos que cuentan eran del color de la miel más pura que jamás se haya visto. Vestía una gabardina de piel con un tono café diarreoso (entre ocre y marrón) que cubría su enorme y fornido cuerpo, mientras sus piernas eran cubiertas por unos pantalones de mezclilla, típicos de minero, lo que delataba su origen y condición humilde, por ultimo llevaba sobre la cabeza un sombrero hecho de palma. Su inconfundible y penetrante olor, alertaba a todos de su llegada, era un olor que combinaba las esencias del tabaco quemado y del alcohol vomitado.

Dicen que estuvo deambulando en el pueblo hasta encontrar lo que buscaba, “La Taberna”. Entró, miró a su alrededor varias veces, todo quedó en silencio, todas las miradas caían sobre él. Se acerco a la barra y sin rodeos lo hizo; ordeno lo que hasta entonces era impensable, lo que ni siquiera los dioses del alcohol habían predicho, algo que no era para los humanos, así es, pidió al cantinero servir un… TEQUILA TRIPLE. No había antecedentes para algo así, por lo que no existía caballito alguno que resistiera eso, así que con una voz que parecía un susurro tembloroso y lleno de miedo, el cantinero le dijo: – “no puedo servirle eso… no tengo en que dárselo”- . Sin pensarlo, el misterioso hombre tomó el orinal portátil de un anciano que allí se encontraba y tras vaciar la orina y uno que otro rastro de material desconocido, la azotó en la barra diciendo: – “esto debe servir” – . Con la mano temblándole, el dueño de la taberna cumplió el encargo, sirvió un tequila triple dentro del orinal portátil casi limpio, y dijo: -“listo”- . El hombre lo bebió de un solo trago ante la atónica e incrédula mirada de los ahí presentes y dijo con voz firme y varonil: -“sírveme otro”-. Nadie sabe con exactitud cuantos tequilas triples bebió ese día, pero todos recuerdan que mientras este hombre se revolcaba en el piso lleno de vómito y dolor, el pregonero del pueblo anunciaba el nacimiento de una leyenda y de un héroe para el pueblo; desde ese momento todos se referirían a el como “TEQUILA KID”.

Advertisements

~ by Coria on February 12, 2009.

2 Responses to “LA LEYENDA DE:”

  1. Se te olvidó mencionar el poderoso, flameante y refulgente agave, del cual los hombres temen y de las mujeres es la lujuria plasmada eternamente en los flasidos pectorales de un adonis legendario.

    En la continuación puedes hablar del rival de Tequila Kid o de la caida del peleador veterano a manos del joven príncipe.

  2. Pues esta bien la historia, solo que falta mencionar las consecuencias que tequila tuvo que pagar por llegar a ser lo que es hoy . Creo que con mencionar su look del dia porterior a sus inmotales pedas, cuando va a comer sus gordas sera suficiente: Chanclas, camiseta (sin mangas, de esas que usan los mamados) con vomito anaranjado, cara de violado por un negro (sufrimiento), su inseparable perro callejero (ambos a media calle) y su rico jugo de naranja. Este look a veces le mete una variacion (un sombrero de palma).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: