Eme, e, acento,equis, i, ce y ó se llama la historia…

Erase una vez un país en el que no pasaba nada.

Tengo 24 años, mi país de residencia siempre ha sido México, lo que quiere decir que he vivido a lo largo de 4 periodos presidenciales, Calderón, Fox, Zedillo y el “gran villano” por excelencia, Salinas – al pensar en el recuerdo las palabras que dice Moriarty en la serie de Sherlock de la BBC, “Every Story Needs A Good Old-Fashioned Villain”- . Mi primer recuerdo sólido acerca de un gobernante es de un viaje en taxi con mi familia, en el que se discutía acerca del presidente en turno, Salinas, recuerdo con claridad de que nuestro conductor apoyaba al partido regente con el argumento de: “Mejor malo conocido que malo por conocer”. Mi madre apoyaba el cambio, el que fuese, pero un cambio, claro, con la noción de que fuese quien fuese seguro también sería un ladrón. Creo desde ese momento germinó la idea de que no importa quién esté sentado en la gran silla, lo que importa es el pueblo y todo lo que involucra. Su retiro del poder (si es que en algún momento se retiró) dejó tras de si algún político muerto, uno que otro desaparecido y el despido de miles de trabajadores que sin deberla ni temerla fueron corridos de sus empleos sin el más mínimo agradecimiento, entre ellos incluida mi madre, pero esa es otra historia.

Poco tiempo después de esa plática taxística Zedillo ascendió al trono y todo siguió igual, cuesta abajo, solo que con menos alarmas de criaturas criptozoológicas.

Al terminar la era Zedillo todo seguía igual, pero se notaba un aire diferente, resulta que al irse Zedillo se llevó consigo 70 años de PRI consigo y nos dejó a un papanatas que en ese momento refulgía como el nuevo salvador de México (si es que existió uno antes), la temporada Zedillo es borrosa para mi, puesto que no tenía realmente interés en la política, solo me dejo recuerdos insípidos de como se le conocía en mi etapa primariesca y un poco de la secundaria: se le llamaba Cerillo… ja, ja, ja… que muchachos tan jocosos ¿No?

Y un buen día todo fue  triple B, Botas, Bigote and Bullshit

Sería de necios decir que no se sentía realmente un aire de cambio, estoy seguro que el maestre Ruys puede describirlo mejor en su Post de lo que yo podría, pero sí tengo muy grabada una escena en particular de los inicios de Fox, recuerdo que durante su campaña magistralmente dirigida (por que hay que reconocer que es una obra de arte que se pueda vender a una persona como Fox con tanta destreza) por Santiago Pando y otros mas,  en una mañana recuerdo ver a Fox comiendo y repartiendo tamales en una colonia, la escena era magnífica, un candidato se bajaba de su pedestal para estar entre el público,  el pópulo, la plebe, México. Ese sujeto comía tamales como nosotros. Ese sujeto era parte del pueblo. Todo parecía perfecto en el reino, hasta que un buen día el rey decidió abrir la boca sin ayuda de sus consejeros y todo valió madres. En lo personal, gracias a la cercanía de mi familia con algunas personas y mi recién estrenado interés por la política, aprendí mucho del ilusorio mundo político, dentro y fuera. Cosas como  obtener un empleo sin estar calificado para él, “El que no tranza no avanza”, chingar al prójimo por que tiene mejores cosas que tú, vender tu trasero por migajas y un largo etcétera de mierda de gente mediocre. Y cosas muy ciertas como que el que cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Fox se encontró con su princesa con la que se casó y fue muy feliz en su rancho.

Y fueron felices para siempre…

Seis años más tarde Calderón tomó la estafeta. Y ya saben, avionetasos, apocalipsis biológico y muertitos en todos lados

Hoy, seis años después, los contendientes son una ensalada de los peores clichés del zoológico político del país. Estandartes de Dinosaurios, los Gafapasta, Proleman y la mítica Vagina. No sé si es por el actual conocimiento de la política mexicana que poseo o por el hecho de que ahora tengo la capacidad de votar que esta elección me pareció una de las más complicadas, ¿Votar por el mal menor? ¿No votar? ¿Anular mi voto? ¿Hacerme bolita? La verdad es que realmente no tuve que pensar mucho en todo eso pues hace un rato que perdí mi cartera con mi credencial, nunca me vi con la necesidad de recuperarla y la verdad la apatía generada por las opciones presidenciales no ayudo a que la decisión de vivir un rato mas sin una de mis identificaciones cambiara, ¿Irresponsable? creo que sí, pero al enterarme del pre resultado creo que no fue la decisión mas errada, me pregunto si de haber sido elegido otro loco del cuarteto mi reacción sería diferente, no lo sé. El próximo mandamás será el copetudo, seguramente habrá marchas y esas cosas que ya conocemos, y saben que, no pasará nada. Este post sería más largo si no fuese porque lo que quiero explicar lo relata de forma magistral Mr. Sempere en este otro Post (en serio, es lectura obligada). En pocas palabras, nadie va a aparecer para movernos brazos y pies para no ahogarnos, si queremos respirar tenemos que hacerlo por nosotros mismos y si veo que a alguien le da un calambre no usarlo como flotador y darle una mano, tan simple como eso.

A este tipo de imagenes les tengo un odio inenarrable

Por lo pronto la pluma está en nuestras manos, el libro tiene muchas hojas en blanco y hay mucha tinta para trabajar. Pero por lo pronto…

No pasa nada…

Advertisements

~ by Reaper on July 4, 2012.

One Response to “Eme, e, acento,equis, i, ce y ó se llama la historia…”

  1. […] Antes de comenzar este post me interesa dar a conocer uno de los mejores blogs de la web, si tienen ganas de humor, música, crítica y una que otra pendejada por favor click Aquí […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: